Andando por mis calleres

Arranco acá y me voy para allá. En un rato vuelvo a este rato del que no me tenía que ir. Si camino derecho aparezco mañana, pero cuando doblo desemboco en el patio de mis ayeres. Así me mareo andando por La Plata. Me mareo con sus calles que se amontonan y se desdibujan y se confunden con las rejas de esa casa que voy a tardar en reconocer como mía, porque era mía pero no está donde la dejé: estacionada en la cuadra aquella cerca de la salita azul y el primer diente perdido.

Las calles me llegan por todos lados y se me escapan de entre las manos, jugando a entrar en el espacio de mi presente, atrasando los minutos que a ellas no les corren y a mí me van matando de antemano. Aparecen acá, cuando llega la esquina, cuando el cielo nublado me anuncia barro en el patio de esa casa, que tal vez habrá sido mía o por ahí habrá de serlo.

Arranco y paro y termino en cualquier parte. Arranco en el parque donde me dejo niño y llego a esa selva a la que no iré, al Amazonas despojado de mi traspasadomañana: sin hojas, sin árboles, sin animales, sin presencia y sin lugar anterior subsiguiente.

Arranco acá y termino allá, al final del pasillo donde está la muerte de lo que habré sido mañana, llegando repleto de ayer en la pelusa de mi ombligo.

Anuncios

1 comentario

  1. Me encantó!


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s